La caída en la bolsa china

Una nueva baja en el mercado bursátil que puede repercutir como efecto dominó en el resto del mundo: la caida de la bolsa China. Antes de la apertura de los mercados en el día martes, el mandatario chino dijo que confía en las capacidades para hacer frente a los reveses y desafíos que enfrenta su economía, pero sin hacer referencia a las tres semanas que trae de desplome en la bolsa que ha generado que se borre en un 30% el valor de las acciones chinas desde mediados de junio.

Analistas, han mencionado que las medidas que toma el gobierno no son lo demasiado fuertes como para revertir la tendencia en baja, especialmente lo que representa la falta de liquidez para quienes habían solicitado préstamos para la compra de acciones y ahora se ven en la obligación de vender para cubrir llamadas de margen. Los inversores a nivel mundial tienen la preocupación de que un derrumbe a toda regla pueda desestabilizar a la segunda economía mundial, trayendo aparejada la repercusión de esto en el resto del mundo.

Ademas de la bolsa china, los mercados de materia prima también están reaccionando con temor al declive que puede llegar a darse en la economía china, manifestado ya en las bolsas principales del país, precios del cobre, carbón, gas y hierros han retrocedido a los más bajos en lo que va de 2015, siendo ello una preocupación a gran escala de nivel mundial.

Tratando de poner freno a la ola de ventas, China frenó nuevas emisiones de acciones e hizo que las principales corredurías del país prometieran comprar al menos 120.000 millones de yuanes (19.300 millones de dólares) de acciones para ayudar a estabilizar al mercado.

El martes las principales compañías de seguros de China invirtieron decenas de miles de millones de yuanes en fondos cotizados de primer orden y valores de gran capitalización el lunes. Esto ayudó a los índices a subir en esa sesión, pero el alivio duró poco.